EL CANTO DEL PJARO ANTHONY DE MELLO PDF

This website uses cookies to improve your experience. Out of these cookies, the cookies that are categorized as necessary are stored on your browser as they are as essential for the working of basic functionalities of the website. We also use third-party cookies that help us analyze and understand how you use this website. These cookies will be stored in your browser only with your consent. You also have the option to opt-out of these cookies.

Author:Mezizuru Samulmaran
Country:Grenada
Language:English (Spanish)
Genre:Marketing
Published (Last):7 April 2007
Pages:259
PDF File Size:7.31 Mb
ePub File Size:13.44 Mb
ISBN:908-4-57188-466-5
Downloads:57657
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gujar



No puedo ocultar a mis lectores, sin embargo, el hecho de que yo soy sacerdote de la Iglesia Catlica, que me he adentrado con toda libertad en tradiciones msticas no-cristianas y que stas me han influenciado y enriquecido profundamente.

A pesar de lo cual, nunca he dejado de volver a mi Iglesia, que es mi verdadero hogar espiritual; y aunque me doy perfecta cuenta a veces con autntico asombro de sus limitaciones y de su ocasional estrechez, tambin soy perfectamente consciente de que ha sido ella la que me ha formado, me ha moldeado y ha hecho de m lo que soy. Por eso es a ella, mi Madre y Maestra, a quien deseo dedicar amorosamente este libro. A todo el mundo le gustan los cuentos, y son precisamente cuentos -y en abundancia- lo que el lector hallar en este libro: cuentos budistas, cuentos cristianos, cuentos Zen, cuentos asideos, cuentos rusos, cuentos chinos, cuentos hindes, cuentos Suf, cuentos antiguos y modernos.

Estos cuentos poseen todos ellos, sin embargo, una peculiar caracterstica: si se leen de una determinada manera, ocasionan un verdadero crecimiento espiritual. Leer un cuento una sola vez y pasar al siguiente. Este modo de leer sirve nicamente de entretenimiento.

Leer un cuento dos veces, reflexionar sobre l y aplicarlo a la propia vida. Es una especie de teologa que puede practicarse con bastante provecho en grupos pequeos en los que cada miembro comparte con los dems las reflexiones que el cuento le ha suscitado. Lo que se origina entonces es un crculo teolgico. Volver a leer el cuento, despus de haber reflexionado sobre l.

Crear un silencio interior y dejar que el cuento le revele a uno su profundo significado interno. Un significado que va mucho ms all de las palabras y las reflexiones. Esto lleva progresivamente a adquirir una especie de sensibilidad para lo mstico. Tambin se puede tener presente el cuento durante todo el da y dejar que su fragancia o su meloda le ronde a uno. Es preciso dejar hablar al corazn, no al cerebro.

De este modo tambin se hace tino una especie de mstico. Y es precisamente con esta finalidad mstica con la que han sido escritos la mayora de estos cuentos. Cuidado con aplicar el cuento a cualquier persona un sacerdote, un vecino, la misma Iglesia que no sea uno mismo! Si as se hace, el cuento ser espiritualmente daoso. Cada uno de estos cuentos tiene que ver con uno mismo, no con cualquier otra persona.

Si se lee el libro por primera vez, lanse los cuentos en el orden en que estn. Dicho orden pretende comunicar una enseanza v un espritu que pueden perderse si se leen los cuentos al azar. Tambin, el arte de escuchar dichos cuentos. Misticismo: El arte de gustar y sentir en el corazn el significado interno de dichos cuentos, hasta el punto de ser transformado por ellos.

Nadie puede descubrir tu propio significado en tu lugar. Ni si quiera el Maestro. Y les respondi: Cuando me despierto por las maanas, me siento como un hombre que no est seguro de vivir hasta la noche. Le volvieron a preguntar: Pero esto no lo saben todos los hombres?.

Y replic Uwais: S, lo saben, Pero no todos lo sienten. Jams se ha emborrachado nadie a base de comprender intelectualmente la palabra VINO. Les dijo el Maestro: Dios es el Desconocido y el Incognoscible. Cualquier afirmacin acerca de l, cualquier respuesta a vuestras preguntas, no ser ms que una distorsin de la Verdad. Los discpulos quedaron perplejos: Entonces, por qu hablas sobre l?. Y por qu canta el pjaro? El pjaro no canta porque tenga una afirmacin que hacer.

Canta porque tiene un canto que expresar. Las palabras del alumno tienen que ser entendidas. Las del Maestro no tienen que serlo. Tan slo tienen que ser escuchadas, del mismo modo que uno escucha el viento en los rboles y el rumor del ro y el canto del pjaro, que despiertan en quien lo escucha algo que est ms all de todo conocimiento. Se acerc a una que pareca ms enterada y le pregunt: Cmo es el Todopoderoso? Se parece de algn modo a las hormigas?. La docta hormiga le respondi: El Todopoderoso?

En absoluto. Las hormigas, como puedes ver, tenemos un solo aguijn. Pero el Todopoderoso tiene dos. Escena sugerida por el anterior cuento: Cuando se le pregunt cmo era el cielo, la sabia hormiga replic solemnemente: All seremos igual que l, con dos aguijones cada uno, aunque ms pequeos. Existe una fuerte controversia entre las distintas escuelas de pensamiento religioso acerca de dnde exactamente se hallar ubicado el segundo aguijn en el cuerpo glorioso de la hormiga.

No quiero, deca el elefante. Estoy disfrutando y me niego a ser molestado. Insisto en que salgas ahora mismo, le dijo la rata. Por qu? No te lo dir hasta que hayas salido de ah, le respondi la rata. Entonces no pienso salir, dijo el elefante. Pero, al final, se dio por vencido. Sali pesadamente del agua, se qued frente a la rata y dijo: Est bien; para qu queras que saliera del agua?. Para comprobar si te habas puesto mi baador, le respondi la rata.

Es infinitamente ms fcil para un elefante ponerse el baador de una rata que para Dios acomodarse a nuestras doctas ideas acerca de l. En cierta ocasin, mientras deambulaba por el palacio, vio por primera vez en su vida un halcn real. Hasta entonces, Nasruddin jams haba visto semejante clase de paloma.

De modo que tom unas tijeras y cort con ellas las garras, las alas y el pico del halcn. Ahora pareces un pjaro como es debido, dijo. Tu cuidador te ha tenido muy descuidado. Ay de las gentes religiosas que no conocen ms mundo que aquel en el que viven y no tienen nada que aprender de las personas con las que hablan! Estoy salvndole de perecer ahogado, me respondi.

Lo que para uno es comida, es veneno para otro. El sol, que permite ver al guila, ciega al bho. Su asno tuvo que vadear un ro y la sal se disolvi. Al alcanzar la otra orilla, el animal se puso a corretear, contentsimo de haber visto aligerada su carga. Pero Nasruddin estaba enfadado de veras.

Al siguiente da en que haba mercado Nasruddin cubri los sacos con abundante algodn. Al cruzar el ro, el asno casi se ahoga por culpa del exceso de peso. Esto te ensear que no siempre que cruces el ro vas a ganar t!. Dos hombres se aventuraron en la religin. Uno de ellos sali vivificado. El otro se ahog.

Adnde vas, Mullah? Estoy buscando a mi asno, responda Nasruddin al pasar. En cierta ocasin vieron a Rinzai, el Maestro de Zen, buscando su propio cuerpo.

Ello hizo que se rieran mucho sus ms estpidos discpulos. Llega uno a encontrarse con gente seriamente dedicada a buscar a Dios! La espiritualidad, respondi, es lo que consigue proporcionar al hombre su transformacin interior. Pero si yo aplico los mtodos tradicionales que nos han transmitido los Maestros, no es eso espiritualidad?. No ser espiritualidad si no cumple para ti esa funcin. Una manta ya no es una manta si no te da calor.

De modo que la espiritualidad cambia?. Las personas cambian, y tambin sus necesidades. De modo que lo que en otro tiempo fue espiritualidad ya no lo es. Lo que muchas veces pasa por espiritualidad no es ms que la constancia escrita de mtodos pasados. Hay que cortar la chaqueta de acuerdo con las medidas de la persona, v no al revs.

Dgame: dnde puedo encontrar eso que llaman Ocano? He estado buscndolo por todas partes, sin resultado. El Ocano, respondi el viejo pez, es donde ests ahora mismo. Pero si esto no es ms que agua Lo que yo busco es el Ocano, replic el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Se acerc al Maestro, vestido con ropas sannyasi y hablando el lenguaje de los sannyasi: He estado buscando a Dios durante aos. Dej mi casa y he estado buscndo Recommended.

LABVIEW FOR EVERYONE JEFFREY TRAVIS PDF

ARTHUR WALEY JOURNEY TO THE WEST PDF

I especially loved the beginning of the book, when Monkey rules over his own kingdom and causes chaos in Heaven which is supposed to symbolize the government. Sep 17, Karen Mosley rated it it was ok. He spends basically the entire book convincing Sanzang to walk into traps, and eating his way into other traps. It meant that I really gave this book a chance, and I am glad that I did. Taoism is run down as second-rate, the divine denizens of heaven are westt by complex, impenetrable bureaucracy, Tripitaka, the monk designated for this important pilgrimage, is a sobbing, at times abject creature, and monkey, the disciple assigned to him by tue Boddhisvatta, is a self-important brat, addicted to physical violence, moody, and prone to fits of savage rage.

LRY-517 MANUAL PDF

pajaro cenzontle cantando

Dispatched from the UK in 2 business days When will my order arrive? The Heart of the Enlightened : Anthony de Mello : His works are readily available and additional writings were published after his death. Seven Lucky Gods of Japan. This book is not yet featured on Listopia.

ANDREA ZANOTTI FORZE ANCESTRALI PDF

de mello, anthony - el canto del pájaro

Goshicage Zinc supplementation is regarded as a powerful tool to correct zinc deficiency as farmaccocinetica as to treat a variety of physiologic and pathologic conditions. With these parameters, cadmium adsorption isotherms for all soils were developed and compared with Freundlich and Langmuir models. Sin embargo un The proportion of zinc stored in the bound form relative to the soluble-form was higher in L. A licensed physician should We also highlight the many controversial issues and unanswered questions. The objective of this study is to evaluate the influence of consuming zinc -fortified breads on the zinc and iron status in the blood serum. The comparison between the results and the theoretical predictions of the models of dislocation mobility allows us to attribute the P 1 peak to the sliding of dislocations, controlled by the climbing of jogs induced by the diffusion of vacancies along the dislocation line.

JOHN MCMILLAN REINVENTING THE BAZAAR PDF

.

Related Articles